Desde la infancia las personas que practican el espiritismo, llamados propiamente los espirituales, tejen desde muy pequeños las mortajas en las que seran envueltos en el momento de su muerte, eso nos muestro como desde pequeños son educados para entender la muerte como un proceso natural por el cual es inevitable no pasar.
En el momento de ser enterrados se les pone en los ojos al difunto unas monedas en los ojos, las cuales usa para pagar en el momento de pasar a otro nivel ya que para los espirituales la reencarnacion es su realidad.
La muerte entonces es el paso a otra vida mejor o peor a la ya vivida dependiendo del respeto a la naturaleza y de como vivio en paz con sus semejantes

Anuncios